23 de agosto de 2007

Capítulo 7: Dualidad bipolar

“Madre de diox bendito”, pensó Marcos al leer tanta mierda junta. Se subió los pantalones y siguió con la aventura.

- La tengo dura… -Comentó el Nano (el del cepazo en un llano).
- Ahora no hay tiempo para eso…-Replicó Franco–. Tenemos que escalar la ladera de ese valle para llegar a la Torre de la Cebolleta y aún no nos hemos lavado los dientes. Llevamos tres días de retraso, llegaremos demasiado pronto como sigamos así.

Lo primero ahora era buscar un estanque para cepillarse los dientes (nadie osa llegar a la Torre de la Cebolleta oliendo a ajo). Por el camino se encontraron con Chumi, Payo y Fofi, a los cuales me veía obligado a nombrar por contrato. Cuando llegaron al estanque "El Estanque" se bañaron aprovechando que estaba vacío y que los truenos anunciaban tormenta.

- ¿Quieres darme un poco de crema? -Dijo Franco, tumbado en la toalla y con un sombrero de paja–. Es que no llego a mis piernas…
- Oh, Franki, pensé que nunca me lo pedirías…

Y dado que la historia estaba tomando tonalidad gay, los ejecutivos obligaron a Marcos a pasar el testigo a Kike...