24 de agosto de 2007

Capítulo 14: Aventuras marineras de olorosas proporciones

Pero ni toda la mierda de sus azarosos culos habría sido suficiente para crear el pedazo descomunal de excrementos necesario.

- ¡El SS Avión se acerca, maldita sea! -Dijo Errol Flin que ya no sale más en este relato.

Y aunque hicieron fuerza no lograron la escoria necesaria hasta que... ¡Un ñaca-ñaciano se bajó los pantalones! ¡Y otro! ¡Y otro más! ¡En ayuda por la valiente defensa frente a los pollíganos, las gentes de Ñaca-Ñaca les ayudaron a construir el ñusco flotante! Pronto finalizaron un trirreme colosal de doce cañones, fabricada exclusivamente con caca humana.

Su travesía comenzó tranquila hasta que del lago surgió una inmensa garza que se comió a sí misma ante el horror de la tripulación.

- ¡El SS Avión está ya aquí! ¡Acolchinad los altrabuses, fijoread las escarpias, satad los fadones! ¡Enforcijad los miramientos, ya!

Tuvo lugar así una batalla naval de mierdosas proporciones entre el SS Avión y el Zurullo de los Siete Bares (que así llamaron al barco).

- ¡Señol, los pelos del culo no me dejan dolmil! -Dijo un chino.
- ¡Pues córteselos, so guarro! -Gritó Nano.

Pronto, el SS Avión les alcanzó con un torpedo y la nave empezó a hundirse.

- ¡OOOOH! ¡MIERDA! -Dijo Nano mientras caía al vacío.

La tripulación empezó a ahogarse y fueron devorados por Escila y Caribdis. Nano y Código de Barras se encontraron desmayados en la orilla. El ratón estaba enterrado en el interior de una bola de repugnante abono a siete centímetros de la superficie, así que pudo recuperarse antes y despertar a su amigo.

- ¡Por todas las estrellas del porno! ¡Franco ha desaparecido! -Dijo el ratón.
- ¡Dioses Católicos y Protestantes! ¡Creo que Franco ha desaparecido! -Dijo Nano (sudoroso y recién levantado).
- Realmente eres más tonto de lo que pareces -replicó el roedor.
- Y tú insultas mucho para ser un chimpancé -respondió el viejuno.

Al lado de ellos había un pergamino en una botella de orujo. Como no podían bebérselo, se lo comieron. En la etiqueta aparecía un mensaje:

“Tengo a Franco. Si no os entregáis me hará un enema y después lo entregaré a la tribu más sanguinaria.

Fdo. SS Avión.

PD: Si te pasas por aquí, llámame y quedamos_______”


- ¡Oh, no! ¡Una postal maléfica! ¡Con tachón incluido! -Dijo Código de Barras.
- A mí me da igual, no sé leer -dijo Nano (un corcho le tapa el ano).
- Dice que han raptado a Franco.
- ¿Que Franco se ha ido a comprar tabaco?
- Que lo han raptado.
- ¿Que está en la Mansión Playboy?
- Que van a reponer El Equipo A.
- ¡Dios mío, han raptado a Franco!

Entonces apareció Carod Robira, también conocido como Carod el Gnomo, y cantó:

- Soy un gnoooomo… Y aquí en mi mundo soy feliz. Mi calva sé orientar, para tus ojos quemar…