24 de agosto de 2007

Capítulo 10: Nuevos aliados y viejos zurullos

Entonces salió uno de los ratones, que vestía un uniforme almorrano.

- Adiós, amigas -decía el muy cabrón, que había pasado allí la noche.

De inmediato Franco lo amenazó con contárselo a su mujer si no les ayudaba y el ratón no tuvo más remedio.

Nano (al Risk yo le gano) y Franco se marcharon con el ratón, que se llamaba Silvestre y Piolín y le gustaba mucho el Scrabble porque de pequeño le atacó un cangrejo. Paca, la máquina tragaperras que se había cambiado el nombre legalmente, se despidió muy contenta porque no quería que se fueran, ya que se había enamorado de Nano (vete a la mierda ya con las rimas).

Mientras tanto, el Imperio Almorrano había creado una nueva arma: el Clip de 40 Metros, capaz de tirar rayos azul marino que quitaban el barro de las botas a la gente. La masacre fue total. Pero el líder en Móstoles de los almorranos, el Gran Hemorroide, un cantaor fracasado que vestía como Napoleón pero con una regadera en la cabeza, se enteró de las hazañas de Franco y Nano y convocó un concurso de cazarecompensas y para ello llamó a Ramón García. El ganador fue un submarino de tierra, el SS Avión.

En otro lado, Franco, Nano y Código de Barras (el ratón, que se había cambiado el nombre legalmente) estaban tan cansados que para relajarse estuvieron corriendo durante cuatro horas. Llegaron a la aduana del Reino de Sugus de Piña de Móstoles, el reino que en tiempos pasados perteneció a Sugus el Grande y que ahora estaba controlado por los almorranos. Gracias a la ayuda de Código de Barras pudieron pasar. Al otro lado se encontraron un bonito recibimiento de falangistas que les saludaron felizmente con sus cadenas, bates y puños americanos y se despidieron después en su idioma, escupiéndoles en la cara.

Después de recuperarse, continuaron por el Reino de Sugus de Piña y encontraron un bonito poblado donde todas las casas eran de vidrio barato y paja seca con lo que se producían muchas inundaciones. Sin embargo, aquel alegre lugar estaba en el caos más absoluto porque lo atacaban los Pollíganos (pelícanos subterráneos), criaturas que votan al partido ese de los porros, usan desodorante Axe y arrasan aldeas por venganza (su pueblo fue expulsado de la roña de las uñas, donde vivían muchos siglos atrás).

Los guerreros se pusieron en marcha…