22 de agosto de 2007

Capítulo 4: Franco

Pero al llegar, algo aterrador tuvo lugar: la tienda acababa de cerrar y ahora era un ¡Bershka! Se dio la vuelta, ¡otro, y otro más! Pronto toda la ciudad estaba repleta de ropa repugnante de colores brillantes e incluso brillosos. Todo por lo que había luchado ya no valía para nada. Se tiró al suelo y clamó al cielo.

- ¿Por qué? ¡Oh, Cruel Sino! ¡Yo no escogía nada! ¡Sólo soy un peón en el juego del Universo!
- ¡No llores! -Oyó de repente.
- ¿Quién eres tú?
- Soy una lavativa. Hoy día a nadie le gustan las lavativas.
- ¿Y cómo te llamas, lavativa?
- Me llamo Franco -dijo–, en andorrano significa “Navegador de Mundos”.
- ¿¿Puedes navegar entre mundos?? -Preguntó Nano (me la mete por el ano).
- No. Pero puedo ayudarte si estás estreñido.

Entonces llegó un policia y los encerró en los calabozos porque los confundió con John Rambo y dentro vivieron muchas aventuras ya que la celda era minúscula y pronto perdieron la conciencia.